BARNIZ

tractament

El mantenimiento, es uno de los motivos por los que la madera ha sido reemplazada por otros productos de menor nobleza.

La ventana, por ser un elemento de exterior, necesita del mejor tratamiento posible ante los agentes atmosféricos (rayos del sol, temperatura y humedad..) y biológicos (larvas e insectos como termitas y carcoma).

El tratamiento, aplicado adecuadamente, puede alargar la vida útil de la ventana, dotando también a la madera de propiedades hidrófugas, aumentando su estabilidad dimensional.

Protege también la madera de los hongos de pudrición.

El tratamiento no modifica el color natural de la madera y es inocuo para los seres humanos, plantas y animales, pues no lleva cromo ni arsénico.

Para una buena protección de la madera, debemos ser conscientes del grado de protección más adecuado a nuestro producto. La Norma Europea en 335 partes (1,2 y 3), especifica cinco clases de riesgo que se distinguen sobre la base de la humedad a la que está sometida la madera en diversas condiciones de utilización.

  • Clase I: Madera resguardada y protegida de la intemperie y no expuesta a la humedad. (Muebles de interior)
  • Clase II: Madera resguardada y protegida de la intemperie que ocasionalmente sufre una elevada humedad.(Baños y cocinas)
  • Clase III: Madera situada en el exterior sin contacto con la humedad de la tierra, expuesta a los agentes atmosféricos y humidificación frecuente. (carpintería exterior como balconeras y ventanas, muebles de jardín etc.)
  • Clase IV: Madera en contacto con la tierra o agua dulce, expuesta a humedad permanente. (tarimas exteriores, postes clavados en tierra, etc.)
  • Clase V: Madera permanentemente expuesta al agua salada. (Pasarelas, muelles, etc.). Una vez tratada la ventana, se procede a aplicar un producto a base de agua, LASUR. Producto que permite el acabado en distintos colores.